Filosofía pedagógica

ESPACIO: libre circulación, movimiento, descanso, seguridad y orden
El espacio está estructurado de forma que responda, en lo posible, a las principales demandas de los niños: zonas de juego pulsional o de gran motricidad y zonas tranquilas donde reposar o tener más silencio; zonas de expresión artística y plástica y zonas de juego simbólico; espacios-taller de carpintería, agua, laboratorio, experimentos científicos, y zonas donde reunirnos en grupo a charlar, cantar, celebrar, o observar algo juntos. Eso sin tener en cuenta que es fuera de nuestro local donde nos esperan los mejores recursos educativos: la naturaleza, la ciudad, las personas, la música, los oficios, parques, museos, bibliotecas, teatros, y los demás niños y niñas con los que queremos estar conectados.


MATERIALES: experimentación, calidez, sencillez, variedad y cantidad adecuada
PlayPara el juego pulsional creamos desniveles, colchones, cojines, hamacas, espalderas, telas, cuerdas, rampas, columpios o juegos gimnásticos; para la expresión artística y plástica hay posibilidades de pintar, modelar, recortar, agujerear, pegar, desmenuzar y hacer manualidades; para el desarrollo del juego simbólico hay cocinitas, disfraces, escenarios, teatros y marionetas. También contamos con instrumentos musicales, construcciones, pelotas, juegos de mesa, la “casita” o muy distintos materiales inespecíficos. La preferencia por los materiales nobles y naturales es un valor para nosotros, así como su conexión con el mundo real.


HÁBITOS: lo que nos permite integrar aprendizajes
Un eje transversal del proyecto es permitir el acercamiento de todos y todas, educandos y educadores, en las actividades de la vida cotidiana, entendidas como aquellos actos que permiten y sustentan la vida en el día a día: a nivel personal serían aspectos como la propia ropa, las pertenencias, la higiene personal, los espacios propios, la autonomía en cuidarse a uno mismo, proveyéndose de lo necesario y deshaciéndose de lo innecesario. A nivel grupal serían aspectos como conseguir alimentos, cocinar, comer, el orden de los espacios, su limpieza, su mantenimiento a nivel estructural, de instalaciones, estético, funcional, etc. Y también la cooperación con los otros sistemas vecinos, de barrio, o de comunidad: residuos, reciclaje, intercambios.


day_and_nightRITUALES Y RUTINAS: relojes y agendas vivenciales
Los ritmos del día se expresan a través de rituales, usando canales de comunicación como la música, una canción, un sonido, luz o objeto; algo que se vea y simbolice que aquella actividad está en marcha, permitiendo también la visibilidad de donde se realiza la actividad: compartir fruta, salir a pasear, comer, contar un cuento, proponer un material de experimentación. Muchos de los rituales se repiten día a día en tempos similares, dando referencias e indicando a los/as pequeños/as en qué momento del día nos encontramos.


LÍMITES: orden y caos
Los límites son una forma de proteger la vulnerabilidad de uno mismo, de los demás, y la de nuestros espacios, objetos y procesos. En los límites no hay alguien que gana y alguien que pierde, hay una acción en favor del respeto mutuo. Dan referencias e información sobre el contexto en que nos encontramos, nos acercan a los demás. Nos enseñan a protegernos, a conocer nuestros derechos y los del otro. Nuestro arte como adultos es vivir con unos límites que apoyen la espontaneidad, creatividad y necesidades de todos/as.
Cuánto mejor es la ratio, más posible es hacer un acompañamiento adecuado y así los conflictos se convierten en una oportunidad para que las relaciones evolucionen.